Yo estuve en la mansión Volopapilio

Volo1

Recuerdo haber estado antes en esta residencia, dije a mi acompañante cuando el coche se enfilaba a una reja negra en uno de los misteriosos y gallardos callejones de Coyoacán. Y en efecto, era el lugar donde intervine una irrespetuosa exposición de arte organizada por una empresa bancaria, donde no daban crédito a los artistas participantes. Mi intervención consistió en agenciarme un marcador Esterbrook  y poner debajo de todas las obras el nombre de los artistas olvidados.

En esta visita, la mansión volvió a impactar por su majestuosidad pero además porque no se trataba de manera injusta a nadie. Un mayordomo vestido de manera impecable nos ayudó a bajar del coche y, ante una llovizna impertinente, nos cubrió con un paraguas hasta la entrada principal. Ahí nos recibieron algunos integrantes del equipo Volopapilio sin que hasta el momento supiera exactamente a qué iba, más allá de participar en una cata de vinos. Cruzamos una casa luminosa y un jardín. Después entramos en una casa más pequeña donde había una cálida salita abrazada (y abrasada también) por una chimenea de verdad, de las que requieren troncos de madera y no gas (tan poco inspiradoras, por cierto). En contraste con la calidez de este espacio, al lado de nosotros había una piscina iluminada con luz negra que daba al ambiente una extraña sensación festiva. Misma con la que me senté en la sala a beber una copa de vino con los anfitriones y otros distinguidos invitados.

Luz negra

Por fin me revelaron de qué se trataba todo: sabríamos qué es Volopapilio y cuáles eran sus servicios. No podía siquiera imaginar qué empresa te lleva a una mansión como aquella para hacerte saber a qué se dedica pero cuando pusieron el primer video lo comprendí todo: una pareja estaba cenando en un restaurante simulado en el jardín de esa casa en la que yo estaba sentada bebiendo un cabernet sauvignon.  Parecían estar acompañados de otros comensales alrededor pero de pronto uno de ellos comenzó a cantar. Otro comensal se levantó de su asiento y empezó a tocar una flauta, después se unió otro y otro instrumento hasta terminar tocando todos alrededor de la mesa de la pareja en cuestión. Ahí los únicos invitados eran ellos. Uno de los falsos comensales entregó a la mujer un pergamino que contenía un poema relacionado con la liberación de una mariposa y al tiempo una cajita y unos palillos para llevar a cabo semejante tarea. La mujer no daba crédito. Liberó la mariposa, salieron fuegos artificiales de la casa y su acompañante sacó un anillo de compromiso. Hasta el momento, no se sabe de un cliente al que le hayan rechazado el anillo con semejante presentación de su propuesta.

Volo2

Así se las gastan en Volopapilio para producir un momento especial. La historia se puede repetir cambiando el escenario, viajando en un helicóptero, disfrutando de un picnic en un campo abierto, navegando en un yate, etc. La forma de entregar el pergamino y la caja con la mariposa es la misma en todas las modalidades, eso sí, pero la una tan conmovedora como la otra.  Después de conocer varias propuestas de lo que ofrecen, por si la noche no hubiera sido ya especial, bajamos por una escalerilla de piedra a una estupenda cava de vinos donde finalmente se llevó a cabo la cata prometida, que no extrañaba (con todo lo amante de vinos que soy) porque imaginaba a quién le regalaría yo una experiencia tan sofisticada y a la medida, o mejor aún. ¿quién me dedicaría una a mí?

Mis cursilerías aparte, otra cosa buena de esta experiencia fue que esta vez no me manché las manos con Esterbrook para hacer justicia.

CAVA2  CHICAS

Volopapilio sorprende, seduce, emociona, conmueve y finalmente festeja las buenas noticias, las declaraciones románticas o la celebración más importante de todas: la vida. Si tienen algo bueno para anunciar, piensen en esta opción, acá les dejo el link que no pueden perder de vista:

www.volopapilio.com.mx

Paola Tinoco

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s